ADF International

Lyon, France, May 20, 2020 : Social Distancing In The Streets. S

¿Confinando la libertad religiosa en Francia?

El Gobierno francés emitió un decreto el 21 de junio de 2020 que revela una vez más su frágil compromiso con la libertad religiosa.

El decreto activó la “Fase III” de desconfinamiento. Permite la apertura y relajación de las restricciones para el sector gastronómico y extiende las reglas flexibles a otros lugares, incluyendo cines, eventos como la ‘fete de la musique’ y los partidos de fútbol nacionales.

La excepción flagrante a la flexibilización de las normas fue el silencio del Gobierno sobre las reuniones religiosas, a pesar de los ruegos de los grupos religiosos para que se les escuchara.

Los servicios religiosos, los grupos de culto, las celebraciones e incluso los grupos de estudio de la Biblia y de oración no están cubiertos por estas nuevas reglas. Todavía tienen que seguir las más estrictas medidas de desconfinamiento de la “Fase II” basadas en el decreto del Gobierno del 31 de mayo de 2020. Los centros religiosos pueden abrir sus puertas, pero deben asegurar un distanciamiento social de un metro entre cada persona, lo que equivale a garantizar cuatro metros cuadrados por persona. Para los grupos que se reúnen en pequeños edificios esto es extremadamente restrictivo. Los grupos de estudio de la Biblia o de oración en espacios públicos siguen estando limitados a 10 personas.

Además, según el artículo 47 de este decreto, y la página de información oficial del Gobierno sobre el Covid-19, los gobernadores de los departamentos pueden imponer restricciones adicionales a la reapertura de los centros religiosos si consideran que las condiciones sanitarias requieren dicha restricción. Y finalmente, según esta misma página informativa, la religión es simplemente puesta en la categoría de “loisirs” o “hobbies”.

Lamentablemente, los últimos meses han sido muy reveladores en cuanto al enfoque práctico del Gobierno francés sobre la libertad religiosa. El gobierno no sólo no la ha apoyado la de manera funcional, sino que también ha sido uno de los primeros en señalar a los grupos religiosos por “supuestamente difundir” el nuevo Covid-19 en un flagrante desconocimiento de los hechos.

Según el Ministro de Sanidad, Olivier Veran, la iglesia evangélica de Mulhouse es la culpable de la propagación del Covid-19 en Francia. Lo que ignora flagrantemente es que en el momento del Retiro de Oración de Mulhouse y el subsiguiente brote de Covid-19 en febrero, el Gobierno francés estaba negando la existencia del Covid-19. Incluso el presidente estaba ocupado reuniéndose y saludando a las multitudes en Bourtzwiller, a 300 metros de las puertas de Mulhouse. Sin embargo, el Sr. Veran denunció públicamente a los evangélicos y declaró que su reunión fue el catalizador de la propagación de Covid-19 en Francia.

Otros políticos se unieron rápidamente a la caza de brujas, culpando a la comunidad evangélica de no respetar las medidas sanitarias. De hecho, las medidas sanitarias a las que se hace referencia no se pusieron en práctica hasta mucho más tarde en marzo. Incluso el Consejo Francés de la Ciencia afirmó que si la iglesia de Mulhouse no se hubiera reunido esa semana, Francia habría disfrutado de un resultado similar al de Alemania en cuanto a los casos de Covid-19.

Las restricciones del Gobierno francés a las reuniones religiosas, agravadas por las declaraciones acusatorias de sus funcionarios en relación con la iglesia de Mulhouse, han tenido un efecto escalofriante en las comunidades religiosas de toda Francia. Esto ocurre a pesar de las múltiples protecciones de la libertad religiosa en la ley – la Declaración Francesa de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, la Ley de 1905 sobre la separación de las Iglesias y el Estado, y el orgulloso mensaje del Gobierno sobre la libertad religiosa-.

Como muchas otras comunidades religiosas en Francia, la iglesia de Mulhouse está ansiosa por volver a reunirse como congregación. Sin embargo, estas comunidades esperan una mayor distensión de las reglas del Gobierno, para no convertirse en chivos expiatorios de una eventual segunda ola de infección.

El compromiso teórico del Gobierno francés con la libertad religiosa contrasta con el peso que se le debe dar a esa libertad en la práctica. El mundo observará ahora cómo Francia, defensora tradicional de la libertad y la igualdad, manejará su compromiso de proteger la libertad religiosa en los próximos meses. Reclasificados como “loisir” o hobbies, ¿se tomarán en serio los grupos religiosos?

El uso de las imágenes, ya sea para imprimir o para usar en línea, es libre mientras que estas se utilicen en relación a la nuestra nota

You Can Make an Impact

Visit our campaign page to find out what you can do.

arrow-circle-up Top

Faith-based legal advocacy organization that protects fundamental freedoms and promotes the inherent dignity of all people.