ADF International

Cuenca, Ecuador, Jan 13, 2018: Ecuadorian Indigenous Woman Carri

El plan de respuesta de la OMS contra el COVID-19 para el Ecuador perjudica a los no nacidos

Las Naciones Unidas han respondido oficialmente a una solicitud de la USAID de eliminar el aborto del plan de respuesta al coronavirus de la ONU con la declaración de que “Cualquier sugerencia de que estamos usando la pandemia del COVID-19 como una oportunidad para promover el aborto no es correcta”. El portavoz de la ONU afirma que “no buscamos anular ninguna ley nacional”.

Como impactante contrapunto a esto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) – la rama de la ONU que lidera la lucha contra el coronavirus – ha respondido a la crisis en el Ecuador con un plan de respuesta contra el COVID-19 que pide la legalización del aborto. La gravedad de la crisis llevó al presidente Lenín Moreno a solicitar a la OMS el estatus de prioridad para el Ecuador. Enterrada en la página 22 del plan resultante de la OMS está la disposición de que Ecuador implemente un “aborto legal seguro”.

El aborto es ilegal en el Ecuador salvo en muy concretas situaciones. Esta última evidencia de los esfuerzos de las Naciones Unidas para coaccionar cambios en las leyes sobre el aborto bajo el disfraz de alivio de las consecuencias de la pandemia del coronavirus constituye una atroz violación de la soberanía del Estado.

Ecuador ha sido particularmente afectado por la pandemia, con registros oficiales que indican más de 30.000 casos y más de 2.000 muertes. Las fuentes estiman que el número de muertos podría ser hasta 15 veces mayor que el comunicado oficialmente por el Gobierno, una trágica posibilidad que se ha visto intensificada por los informes sobre las calles llenas de cadáveres y el colapso de la frágil infraestructura médica del país.

Los contactos oficiales entre Moreno y el director general de la OMS, Tedros Adhanom, no han mencionado el aborto, una conversación que probablemente provocaría indignación entre una población mayoritariamente pro-vida. Más que una estricta condición, lo que es probable es que la OMS esté utilizando presiones encubiertas para promocionar la legalización del aborto en un momento en el que el Ecuador está desesperado por recibir ayuda y consumido por el número de muertes por coronavirus.

Ecuador ha revisado recientemente sus leyes sobre el aborto. Un intento legislativo de legalizar el aborto por motivos de violación fracasó en septiembre de 2019, lo que provocó protestas generalizadas. El debate sobre el aborto entra directamente en la jurisdicción interna del país; es un asunto que los ecuatorianos deben determinar para el Ecuador, no puede ser impuesto por los burócratas de Ginebra.

El plan de la OMS supone importantes beneficios para el Ecuador, ya que se han asignado 7,25 millones de dólares a medidas para reducir al mínimo los efectos de la pandemia, entre otras cosas mediante el suministro de equipo de protección esencial y el apoyo a la infraestructura de atención sanitaria. El país recibirá 3 millones de dólares por separado en la esfera de la “salud sexual y reproductiva y la salud materna, neonatal e infantil”. FNUAP, UNICEF y la Organización Panamericana de la Salud se encargan de la gestión. Gran parte de esta financiación puede asignarse directamente al aborto, en incumplimiento de la legislación ecuatoriana.

El vehículo para la promoción del aborto, tal como se describe en el plan, es el “Paquete de Servicios Iniciales Mínimos” (PSIM) de la ONU, administrado por el FNUAP. El PSIM es un plan para emergencias humanitarias que comprende kits con “materiales de salud reproductiva” para mujeres y niñas. El personal del PSIM está capacitado para la orientación en materia de aborto y la prestación de este tipo de servicios. Los estuches incluyen una variedad de materiales comúnmente asociados con el aborto, como extractores de vacío, herramientas para la dilatación y el raspado, y diversos medicamentos como el misoprostol, además de craneoclastos para el aplastamiento de cráneos fetales. Para disipar cualquier duda de que éstos estén destinados al aborto, se incluye un manual con información sobre su uso para abortos en el primer trimestre.

Con el 25% de los ecuatorianos viviendo en la pobreza, y la pobreza extrema que afecta al 8,9% de la población, Ecuador necesita urgentemente ayuda financiera. Además, su vulnerabilidad como país en desarrollo se verá considerablemente agravada por la pandemia. Como señala la OMS, el país, que depende del turismo, se encuentra en una situación desesperada, agravada por una drástica reducción de las exportaciones, en particular de flores y bananas.

Algunos han argumentado que la decisión de los Estados Unidos de suspender la financiación a la OMS afectará negativamente a las actividades de asistencia ya que han aportado 900 millones de dólares sólo en el período 2018-2019. Sin embargo, los Estados Unidos, por medio de la USAID, concedieron recientemente una subvención directa a Ecuador por valor de 8 millones de dólares en concepto de financiación de ayudas de emergencia.

Queda por ver si a Ecuador le iría mejor sin la intervención de la OMS. Si el alivio de las consecuencias del coronavirus es gracias a una gran injerencia extranjera, tal vez el país estaría mejor si confiara en otras formas de ayuda sin condiciones controvertidas. Mucho más allá del debate sobre el aborto, el hecho de que la OMS se involucre en la realidad nacional del aborto de un país constituye un grave exceso que pone en peligro aún más la credibilidad de la ya cuestionada organización.

El uso de las imágenes, ya sea para imprimir o para usar en línea, es libre mientras que estas se utilicen en relación a la nuestra nota

You Can Make an Impact

Visit our campaign page to find out what you can do.

arrow-circle-up Top

Faith-based legal advocacy organization that protects fundamental freedoms and promotes the inherent dignity of all people.