ADF International

lock on gate

La libertad religiosa en los diez principales países europeos afectados por el COVID-19

El 18 de mayo, el Consejo de Estado francés dictaminó que el Gobierno debía eliminar ciertas restricciones a las reuniones religiosas en un plazo de 8 días. Esta decisión es un primer paso positivo para restaurar la libertad religiosa en Francia. Por desgracia, también es un indicador del estado de esa libertad en Francia y en toda Europa.

Durante las diversas oleadas de confinamiento en toda Europa, los gobiernos europeos suspendieron sistemáticamente los servicios religiosos a pesar de que todavía permiten que otros espacios públicos permanezcan abiertos, como las tiendas de alimentación, las gasolineras, las panaderías y, en algunos casos, los cafés y restaurantes. Los miembros de las comunidades religiosas, que se reunieron para grabar juntos los servicios en Internet respetando las medidas obligatorias de distanciamiento social, fueron severamente criticados y en algunos casos incluso sancionados por la policía.

Con el inicio de las medidas de reapertura se hubiera esperado que los gobiernos europeos rectificaran rápidamente esta situación. Sin embargo, la reanudación de los servicios religiosos sólo se produjo por impugnaciones constitucionales en al menos dos de los países más grandes de Europa: Alemania y Francia. Portugal, los Países Bajos, Suiza e Irlanda aún no han eliminado las restricciones a los servicios religiosos, pero han definido fechas para hacerlo en las próximas semanas. Bélgica y el Reino Unido aún no tienen fechas definitivas para eliminar las restricciones.

La rapidez con que se imponen las restricciones y la relativa lentitud y renuencia a eliminarlas pone de relieve la necesidad de formular la siguiente pregunta: ¿hasta qué punto se considera verdaderamente fundamental la libertad religiosa en Europa? ¿Por qué se sacrificó tan rápidamente frente a una crisis cuando se permitieron actividades con un nivel similar de contacto personal?

Sin embargo, sobre el papel, Europa sigue siendo una fortaleza para la libertad religiosa. El Convenio Europeo de Derechos Humanos, en su artículo 9, protege la libertad religiosa, incluido el derecho a reunirse públicamente para manifestar la religión de cada uno. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha defendido firmemente la libertad religiosa como fundamento de una “sociedad democrática”. Salvo en casos muy excepcionales, el derecho a la libertad religiosa excluye toda discreción por parte del Estado para determinar si las creencias religiosas o la expresión de dichas creencias son legítimas. El Tribunal también ha declarado que la capacidad para manifestar esas creencias en público y asociarse libremente es un aspecto primordial.

Recientemente, en medio de la pandemia, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa ha pedido repetidamente a los gobiernos que adopten medidas contra la Covid-19 para respetar los derechos humanos, incluido el derecho a la libertad religiosa y a la libertad de reunión.

Lamentablemente, la incoherencia de reabrir sólo los servicios esenciales pero excluyendo los servicios religiosos, o de abrir muchos lugares de reunión diferentes incluyendo bibliotecas y parques pero excluyendo las reuniones religiosas, arroja luz sobre una incoherencia mucho más grave: el compromiso teórico con la libertad religiosa frente a un intento de evitar dar a esa libertad el peso que le corresponde en la práctica.

El cuadro anteriormente mostrado de ADF International pone de relieve algunas de las diferencias en materia de libertad de religión en los diez países más afectados por el coronavirus según el Centro de Prevención y Control de Enfermedades de la Unión Europea.

El cuadro anteriormente mostrado de ADF International muestra algunas de las diferencias en cuanto a la libertad religiosa en los diez países más afectados por el Coronavirus, según el Centro de Prevención y Control de Enfermedades de la Unión Europea.

Si bien el Consejo de Estado francés se pronunció recientemente en contra de tales restricciones, el hecho mismo de que tuviera que intervenir demuestra los problemas que subyacen. En los países con disparidades similares en el gráfico no será una sorpresa ver que se plantean retos similares y se espera que tengan éxito en las próximas semanas.

You Can Make an Impact

Visit our campaign page to find out what you can do.

arrow-circle-up Top

Faith-based legal advocacy organization that protects fundamental freedoms and promotes the inherent dignity of all people.