Ruben

Testimonio Destacado

JeisonSq

Conoce Jeison Aristizábal

Jeison nació con parálisis cerebral. Su doctor dijo que él sería “bueno para nada. Jeison sabía que esto no era verdad, al igual que su familia.

Leer más

The Geneva Statement

Ginebra alberga el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos y los diferentes órganos que supervisan los tratados de derechos humanos. 

Debido al 70 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, reafirmamos el hecho de que los derechos humanos y fundamentales están basados en la dignidad que cada persona posee.   

Celebramos las enormes contribuciones que ha hecho la Declaración, la cual aportó un nuevo enfoque de los derechos humanos como aquellos pertenecientes a ‘todos los miembros de la familia humana’— eterno, pero pionero, entendimiento de la universalidad de los derechos humanos.  

Hacemos un llamado a la comunidad internacional a reanudar su compromiso de una labor urgente de asegurar los derechos humanos para todos.

×Hide Statement

Esto necesita una especial atención a los derechos fundamentales enumerados en la Declaración, muchos de los cuales trágicamente son ignorados en muchas partes del mundo. Concurrentemente, la DUDH no debe ser usada para avanzar en la defensa de nuevos derechos que no son parte de acuerdos internacionales.  La Declaración fue redactada para ser relevante para todas las personas y culturas — una gran hazaña que debe ser protegida por la longevidad del proyecto de los derechos humanos.  

Recordamos el delicado balance alcanzado por los redactores, quienes eficazmente identificaron lo que es universal en un mundo plural. El valor duradero de la DUDH descansa en su habilidad de trascender divisiones y de apelar a nuestra humanidad común, resultando en un acuerdo práctico que delinea los derechos básicos a los cuales toda persona tiene derecho. Sin faltar las inevitables imperfecciones de cualquier proyecto internacional, es esta función práctica la que solidificó el estatus y la Declaración como la referencia más importante de los derechos humanos hoy en día. 

Afirmamos un entendimiento universal de la dignidad humana que está basada en la experiencia humana común. La dignidad humana se refiere al valor intrínseco de una persona, sin importar sus circunstancias, estatus o vulnerabilidades. Por la dignidad innata, todos los seres humanos somos iguales en valor, y los derechos humanos no pueden ser dados o quitados por el Estado o cualquier otra entidad. La aplicación universal de los derechos enumerados en la DUDH es posible gracias a sus cimientos en la dignidad de la persona humana.  

Instamos a las Naciones Unidas, y a la comunidad internacional en general, que se enfoque en asegurar los derechos humanos fundamentales para cada persona ‘sin distinción de ninguna clase. Lamentablemente’ , las previsiones tan claramente articuladas en el UDHR pasan sin ser reconocidas.  

Hacemos un llamado a la renovada atención de parte de las Naciones Unidas y los Estados Miembros hacia los derechos humanos básicos que actualmente están siendo amenazados internacionalmente, comenzando con el derecho a la vida. Personas en diferentes etapas de su vida y en distintas regiones del mundo son cada vez más vulnerables a violaciones contra este derecho fundamental. Respeto por la vida humana, desde la concepción hasta la muerte natural, es el corolario indiscutible del respeto por la dignidad humana.   

También hacemos un llamado para renovar el respeto por la familia como ‘el grupo fundamental y natural de unidad de la sociedad’, el cual ‘tiene el derecho a la protección por parte de la sociedad y el Estado’. El respeto por la dignidad de cada niño requiere un compromiso de asegurar, siempre que sea posible, que cada niño sea criado por su madre y su padre en un hogar en dónde recibe cariño, se enuentra seguro, y estable. La protección de la familia debería enfocarse en este ideal, inclusive salvaguardando los derechos paternales, en particular el derecho a escoger la educación de sus hijos, y la provisión de apoyo para equipar familias saludables quienes es en su momento contribuirán a una sociedad floreciente.   

Además llamamos a una acción urgente con respecto al principio fundamental de la libertad religiosa y de creencias, en conexión con las libertades de opinión, de expresión, de asamblea, y de asociación. La DUDH protege no solamente las libertades religiosas en privado, pero ‘en comunidad con otros,’ representadas en la vida pública. En cada región, hay personas sufriendo violaciones contra este derecho. Millones de personas están soportando severas limitaciones relacionadas a la libertad, violencia, y hasta muerte en nombre de su religión o conciencia, y otras no pueden libremente ejercer sus creencias religiosas o derechos de conciencia, y por lo tanto ponen en peligro el proyecto de derechos humanos. 

Advertimos contra la promoción de agendas que no comparten el consenso universal del estatus de los derechos humanos fundamentales. La DUDH es por diseño multicultural sin duda, respetuosa del pluralismo, y abierta al diálogo con los desafíos de la nueva generación. Esta apertura debe ser bien recibida,  pero a su vez debe proteger la identidad filosófica, religiosa, y cultural de los estados soberanos. El principio de autodeterminación garantiza el derecho de cada nación de informar su enfoque a su propia tradición nacional de acuerdo a los derechos humanos, mientras permanece atada al estricto cumplimiento de los derechos humanos fundamentales.  

Concluimos aprecienado el rol crucial de la DUDH en una época en la que los derechos humanos fundamentales están siendo ignorados y abusados y múltiples individuos están sufriendo de la privación de los mismos alrededor del mundo. Como señala la DUDH, las Naciones Unidas en su Carta está obligada a reafirmar ‘los derechos fundamentales del hombre, en la dignidad y el valor de la persona humana’. Es imperativo que la ONU tome un rol de liderazgo en asegurar que la comunidad internacional se recomprometa con la visión de la DUDH y trabaje para revitalizar la integridad del proyecto de derechos humanos. 

ADF Internacional es una organización que crea alianzas humanas para abogar por los derechos de las personas a vivir libremente de acuerdo a su fe. Estamos en primera plana defendiendo la libertad religiosa, la santidad de vida, el matrimonio y la familia alrededor del mundo.

Operamos a través de instituciones de importancia estratégica internacional. También trabajamos junto a Miembros de Estados para proteger los valores fundamentales en los cuales fueron fundados y los cuales deben defender. La influencia de ADF Internacional en estas instituciones  significa que somos un instrumento clave en la formación de políticas públicas alrededor del mundo.

Más acerca de ADF Internacional (English) »
edit Firma Tu Apoyo Ahora
×Close
×