ADF International

El Colegio de Farmacéuticos Alemanes apela el fallo que defiende la libertad de conciencia

Resumen

  • El colegio impugna el juicio que protege a sus propios miembros
  • Los expertos esperan que el Tribunal Supremo defienda el derecho a la libertad de conciencia

BERLÍN (24 de enero de 2020) – En Berlín continúa el caso de un farmacéutico perseguido por actuar de acuerdo con su conciencia. Después de no vender la “píldora del día después” por razones personales se enfrentó recientemente a un proceso judicial iniciado por el Colegio de Farmacéuticos de Berlín. Por primera vez, un tribunal alemán se pronunció sobre este asunto y confirmó su derecho a actuar de acuerdo con su conciencia en relación con la venta de ciertos productos. El Colegio de Farmacéuticos ha apelado ahora la decisión. ADF International apoya al farmacéutico.

“Nadie debería ser obligado a elegir entre su conciencia y su profesión. Los derechos de conciencia de los farmacéuticos están a menudo, y a veces deliberadamente, mal definidos en la legislación nacional. No obstante, el derecho a actuar de acuerdo con la propia conciencia es un derecho fundamental y los farmacéuticos deben ser protegidos para que no se vean atacados por ello. Las creencias personales y la conciencia influyen en todos los ámbitos de la vida de una persona y no se establecen simplemente en un entorno profesional. Este farmacéutico de Berlín se enfrenta a un juicio por haber decidido actuar de acuerdo con su conciencia. En primera instancia, el tribunal reconoció que no había violado la ley y que no debía ser obligado a actuar en contra de sus convicciones personales. Tenemos la esperanza de que la apelación confirme el resultado positivo y así el mensaje de que los derechos de conciencia deben ser respetados será más fuerte”, dijo Felix Böllmann, asesor jurídico de ADF International.

Derecho a la libertad de conciencia de los farmacéuticos

Antes de su jubilación, el farmacéutico era propietario y administrador de una farmacia en Berlín. De acuerdo con su conciencia y sus profundas creencias, no almacenaba ni vendía la “píldora del día después”. Esta droga tiene como objetivo la implantación de un embrión en el útero y causar la muerte de un niño no nacido. Después de negarse a vender el producto en su farmacia, fue denunciado al Colegio de Farmacéuticos de Berlín que llevó el asunto al Tribunal Profesional del Tribunal Administrativo de Berlín.

El Colegio de Farmacéuticos presenta un recurso contra la decisión

El tribunal y el fallo del mismo confirman la libertad de conciencia del farmacéutico. El tribunal declaró que no había descuidado su deber profesional y tenía derecho a objetar de conciencia en tal situación. Ahora, el Colegio de Farmacéuticos ha apelado el fallo.

“El fallo en primera instancia fue una evidente declaración de que el farmacéutico tenía derecho a actuar de acuerdo con su conciencia y no descuidó su deber profesional al hacerlo. El derecho a la libertad de conciencia debe incluir el derecho a actuar en consecuencia. Una sociedad libre depende de que sus ciudadanos actúen en función de su conciencia”, dijo Böllmann.

You Can Make an Impact

Visit our campaign page to find out what you can do.

arrow-circle-up Top

Faith-based legal advocacy organization that protects fundamental freedoms and promotes the inherent dignity of all people.