ADF International

Las autoridades rusas prohíben las obras en ciertas iglesias

Resumen

  • ADF International presenta un caso contra Rusia en la Corte Europea de Derechos Humanos en nombre de una iglesia
  • Antecedentes de problemas de libertad religiosa de las minorías en Rusia

ESTRASBURGO (16 de octubre de 2020) – ADF International ha presentado una demanda por violación de los derechos fundamentales ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. En el curso de una batalla legal que dura 20 años, las autoridades rusas han buscado constantemente incautar la propiedad que pertenece a la Iglesia de la Palabra de Vida en Kaluga, cerca de Moscú, Rusia. Las autoridades alegan que las modificaciones del edificio existente se realizaron sin permiso. Este caso se suma a otros similares ante el Tribunal en los que se utilizan tecnicismos burocráticos como pretexto para sofocar a las minorías religiosas en Rusia.

“Nadie debe ser perseguido por su fe. Toda persona tiene el derecho fundamental de elegir su religión y practicarla sola y con otros, en público y en privado. La negativa de las autoridades de Kaluga a reconocer a esta organización religiosa como propietaria de la iglesia que compró es una violación del derecho a practicar la fe libremente. Si el Tribunal Europeo de Derechos Humanos acepta este caso podría proporcionar alguna medida de protección a los ciudadanos rusos que tratan de vivir libremente su fe”, dijo Lidia Rieder, abogada de ADF International

La libertad religiosa en Rusia

La Iglesia evangélica Palabra de Vida en Kaluga compró la propiedad en el 2000 con el objetivo de convertirla en una iglesia donde la comunidad religiosa pudiera reunirse. A pesar de cumplir con los requisitos legales, las autoridades se negaron a reconocer la propiedad y han puesto numerosos obstáculos burocráticos en los últimos 20 años. En un discurso público, el gobernador local pidió a las autoridades que confiscaran la propiedad de la iglesia “cueste lo que cueste”. Posteriormente, se emitió una orden para confiscar el terreno a favor de una empresa que construía un centro comercial en las cercanías. El terreno siguió siendo propiedad de la iglesia, sin embargo, en diciembre de 2019, una decisión judicial prohibió que se usara el edificio. Actualmente, la congregación se reúne en una tienda de campaña fuera de la propiedad. En su solicitud al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, ADF International sostiene que se violaron los derechos de la iglesia a la libertad religiosa y de reunión ya que se les niega la posibilidad de reunirse y de practicar el culto en su propiedad.

En su informe anual de 2020, la Comisión de EE.UU. para la libertad religiosa internacional añadió a Rusia como “país de especial preocupación”. Según el informe, la policía lleva a cabo redadas en los hogares y lugares de culto de las minorías religiosas. Los grupos minoritarios informan de que las autoridades locales han utilizado las leyes contra el extremismo para añadir textos religiosos a la lista de libros prohibidos del gobierno. Los funcionarios también impiden que las organizaciones de minorías religiosas obtengan tierras y les niegan los permisos de construcción de lugares de culto.

Bak contra Rusia

En diciembre de 2019, ADF International presentó un otro caso contra Rusia en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en nombre del pastor Vitaliy Bak. Él es el líder de una comunidad bautista en Verkhnebakansky, Rusia. Las autoridades clausuraron zonas de su propiedad en julio de 2019. Acusaron a la comunidad de usar ilegalmente una propiedad residencial para el culto. Además, dijeron que el edificio no había sido asegurado de acuerdo con las leyes antiterroristas rusas. En medio de la crisis del coronavirus, la administración municipal ha presentado una demanda y ha pedido al tribunal local de Novorossiysk que ordene la demolición de la casa en la que viven varias personas simplemente porque en ella se celebraron servicios religiosos. Según la legislación rusa, las comunidades con estatus de grupo religioso no pueden poseer propiedades y por lo tanto deben reunirse en edificios residenciales.

“Toda persona tiene derecho a elegir su religión y a manifestarla en público y en privado. Esto incluye la libertad de hacerlo en comunidad con otros. Al ratificar el Convenio Europeo de Derechos Humanos, Rusia ha aceptado rendir cuentas sobre su historial de derechos humanos. Respetar la libertad religiosa de sus ciudadanos no es sólo un derecho protegido por la Convención, sino una prueba de fuego para la democracia. Tenemos la esperanza de que el Tribunal acepte atender el caso de esta organización religiosa de Kaluga, así como el del pastor Bak”, dijo Robert Clarke, director adjunto de ADF International.

Conozca más sobre este tema aquí.

You Can Make an Impact

Visit our campaign page to find out what you can do.

arrow-circle-up Top

Faith-based legal advocacy organization that protects fundamental freedoms and promotes the inherent dignity of all people.