ADF International

El Tribunal Constitucional de Polonia se pronuncia a favor de la libertad de conciencia

Summary

  • La corte declara que los empresarios tienen derecho a trabajar de acuerdo con sus convicciones
  • La decisión sirve de ejemplo para otros países europeos en relación a la objeción de conciencia de los proveedores de servicios

VARSOVIA (26 de junio de 2019) – Hoy, el Tribunal Constitucional de Polonia ha confirmado que los proveedores de servicios y los propietarios de empresas tienen derecho a dirigir sus negocios de acuerdo con sus convicciones sin correr el riesgo de ser acusados penalmente. La decisión del Tribunal invalida una decisión anterior del Tribunal Supremo de Polonia, que había confirmado los cargos penales contra el dueño de una imprenta en Łódź que se había negado a imprimir material que promovía un evento con el que no estaba de acuerdo. No pudo respaldar algo que no se ajustaba a su conciencia y fue condenado por considerar que las creencias religiosas no constituían una “causa justificada” para no prestarle sus servicios.

“Nadie debe ser forzado a elegir entre su profesión y su fe. Hoy, el Tribunal Constitucional defendió el derecho a la objeción de conciencia de los empresarios. El derecho a la libertad de conciencia, que está protegido por todos los principales tratados de derechos humanos, debe incluir y proteger el derecho a actuar en consecuencia. La decisión de hoy confirma este derecho fundamental al afirmar que las personas tienen derecho a vivir sus vidas en casa y en el trabajo de acuerdo con sus convicciones”, dijo Alice Neffe, asesora jurídica de ADF International en Bruselas, que fue la autora de la intervención de ADF International en este caso.

El Tribunal declaró, entre otras cosas, que el término “sin causa justificada” no puede definirse claramente, por lo que “penalizar la negativa a prestar servicios sin causa justificada constituye una injerencia en las libertades del prestador de servicios, en particular, la libertad contractual, el derecho a expresar las propias opiniones o a actuar de acuerdo con la propia conciencia”. El juez añadió que la lucha contra la discriminación no puede hacerse a costa de estas libertades. En consecuencia, el Tribunal decidió que el artículo 138 del Código de Delitos es inconstitucional.

Condena por vivir de acuerdo con la conciencia

En 2015, el dueño polaco de una imprenta se negó a utilizar su negocio para apoyar algo que no estaba en consonancia con su conciencia y su fe. Una organización LGTB le había pedido que imprimiera una pancarta desplegable para un evento y él rechazó la solicitud. Esto dio lugar a procedimientos judiciales que culminaron en el Tribunal Supremo, que confirmó su condena. Los jueces le declararon culpable de negarse ilegalmente a prestar servicios sin una “causa justificada” e impusieron una multa. El tribunal determinó que las convicciones religiosas no constituían una “causa justificada”.

Como resultado, el ministro de Justicia, Zbigniew Ziobro, inició una revisión constitucional de la ley, quien previamente denunció el uso de la ley como un “ataque a la libertad” ya que “obliga a los ciudadanos a prestar servicios opuestos a sus propias convicciones”. El Estado no debe presionar a la gente para que se comporte así”. El 20 de junio de 2018, ADF International interpuso una demanda ante el Tribunal Constitucional.

La libertad de conciencia está amenazada en toda Europa

Recientemente, el derecho a la libertad de conciencia ha sido cuestionado de manera regular en varios países de Europa.

“Por toda Europa, los ciudadanos se enfrentan a una elección imposible: o violan su conciencia o son castigados por el Estado. Esto va desde los profesionales de la medicina hasta las panaderías, que se ven obligadas a elegir entre sus convicciones y su profesión. Se arriesgan a ser acusados de delitos, multas, pérdida de reputación y discriminación social. Nadie debe enfrentar esto simplemente por vivir de acuerdo con lo que cree”, dijo Robert Clarke, director de abogacía europea de ADF International.

arrow-circle-up Top

Faith-based legal advocacy organization that protects fundamental freedoms and promotes the inherent dignity of all people.