ADF International

ECHRA Cross
news

La opinión del Tribunal Europeo sobre la maternidad subrogada suscita más preguntas que respuestas

Summary

  • El Tribunal Europeo de Derechos Humanos sugiere que los Estados deben reconocer la relación jurídica entre las “madres de alquiler” y los niños nacidos de ellas
  • Queda en manos de los Estados definir cuál es la mejor manera de reconocer la relación legal

 

ESTRASBURGO (12 de abril de 2019) – Esta semana, la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos emitió su primera opinión consultiva. La decisión se refería a las cuestiones jurídicas relacionadas con la gestación subrogada. El Tribunal indicó que los países no están obligados a inscribir a una “madre gestante” en un acuerdo de maternidad subrogada como madre de nacimiento en su registro civil. No obstante, también aconsejó que es en el interés superior del menor establecer alguna relación legal entre el menor y la “madre gestante”. A ADF International se le concedió permiso para presentar una intervención por escrito en enero de 2019 en la que se describían los peligros que la maternidad subrogada suponen para el niño, la madre de alquiler y la sociedad.

“La maternidad subrogada explota a las mujeres y trata a los niños como si fueran mercancías. Constituye una grave amenaza para la dignidad humana y los derechos fundamentales de todas las personas implicadas. El niño se convierte en un objeto en venta y se queda en el limbo legal. Por un lado, el Tribunal no obliga a los Estados a inscribir a la “madre gestante” como madre biológica en su registro civil. Sin embargo, la Corte hace un gran esfuerzo para que se reconozca legalmente a este tipo de madres a través de otros medios legales, incluyendo pero no limitándose a la adopción.

No está claro en qué momento se requiere que el Estado facilite esta “relación legal”, ni por qué los procedimientos de adopción establecidos necesitan requisitos adicionales, ni qué pueden hacer los Estados para proteger de esta práctica a las mujeres y los niños que están en riesgo de ser explotados. Este mensaje ambiguo corre el riesgo de socavar las leyes de los países que ya han prohibido la maternidad subrogada, entre ellos Francia. No hay `derecho’ a tener o `gestar’ a un niño. La subrogación representa una amenaza para la sociedad, ya que socava a la familia y comercializa a los más vulnerables”, dijo Jennifer Lea, asesora jurídica de ADF International en Estrasburgo.

Maternidad subrogada en Francia

En el año 2000, la familia Mennesson “encargó” niños a una madre de alquiler en California utilizando material genético del padre y de una tercera donante de óvulos. Aunque los “padres de alquiler” intentaron inscribir a los gemelos en el registro civil francés, Francia dictaminó inicialmente que no podían ser incluidos como madre y padre, ya que la legislación nacional francesa prohíbe la subrogación.

En 2014, después de que los “padres de alquiler” apelaran ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, éste dictaminó que Francia no había violado sus derechos. Sin embargo, con respecto a los menores, el Tribunal dictaminó que el “padre” de los menores relacionado genéticamente debería ser registrado como su padre, dejando abierta la cuestión relacionada con la “madre”. A continuación se realizaron varios exámenes del caso en los tribunales nacionales franceses.

El Tribunal de Casación francés solicitó una opinión consultiva de la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos sobre la situación de la “madre de alquiler” no relacionada genéticamente. Ahora, la Corte ha emitido su opinión anunciando que los Estados no están obligados a reconocer como madre biológica, pero que debe establecerse una relación legal entre la “madre de alquiler” y el niño. Esta relación puede establecerse, por ejemplo, a través de la adopción.

Leyes europeas sobre la maternidad subrogada

“La mayoría de los estados europeos prohíben la maternidad subrogada porque reconocen que viola la dignidad del niño y de la madre de alquiler. Incluso el Tribunal Europeo de Derechos Humanos reconoce en su sentencia las preocupaciones sobre esta práctica. Las implicaciones genéticas y emocionales de la maternidad subrogada para los niños, los padres y las generaciones futuras representan una amenaza para la familia, que es la unidad central de nuestra sociedad. Es importante defender estas leyes que protegen a los niños y a la familia de la comercialización cruda e indigna de la persona humana por parte de la industria de la maternidad subrogada”, señala Robert Clarke, director del departamento de abogacía europea de ADF International.

You Can Make an Impact

We are committed to cultivating a future in which truth and justice are upheld, and where religious freedom is robustly protected and culturally embraced. Will you join us?

arrow-circle-up Top