ADF International

La historia de Rubén y su familia

Él no hablaba mucho y sonreía aún menos, la mayor parte del tiempo se sentaba en las piernas de su madre callado, mientras ella contaba la historia de su familia. A la edad de seis años, el pequeño Rubén había visto demasiado. Él era el único miembro de su familia capaz de ver; su madre perdió la vista cuando era una niña y su padre, un pastor cristiano, era ciego de nacimiento.

Rubén y su familia viven en un pequeño poblado, en las llanuras del estado de Madhya Pradesh, en la India. La vida en el campo es dura, el clima árido y cálido a la vez, hace difícil que crezcan los sembríos y dificulta alimentar el ganado. La familia de Rubén está acostumbrada a las dificultades, pero a pesar de ello, nada los había preparado para lo que sucedió unos años después.

El padre de Rubén estaba conduciendo una predica en su iglesia, se habían reunido entre 10 y 15 personas para orar. Cuando de pronto, una multitud enfurecida entró a la iglesia gritando y queriendo asaltar a quienes estaban rezando. El pastor y su familia fueron aprehendidos y llevados a la estación de policía más cercana: “me separaron de mi esposo y me desnudaron a mí y al niño”, nos contó la madre de Rubén. “De ahí nos golpearon una y otra vez”. La familia fue encarcelada por tres días y tres noches hasta que fueron puestos en libertad bajo fianza.

Natividad dibujada por Rubén de la India.

Éste no fue un incidente aislado, tampoco un incidente exclusivo de una pequeña comunidad de cristianos evangélicos. Estos eventos suceden cada vez con más frecuencia en la India.

Existe un método para esto: primero, los agresores asaltan a los creyentes cristianos, los arrastran hasta la estación de policía y los acusan de haber tratado de convertir a alguien al cristianismo en contra de su voluntad. La policía, sobre todo en áreas remotas, tiende a dar mayor credibilidad a los agresores, y no a las víctimas. Incluso, en algunas ocasiones, las autoridades locales se ponen de acuerdo con los asaltantes.

A pesar de que los cristianos son una minoría muy pequeña — representan menos del 3% de la población — su presencia en la India comenzó con Santo Tomás y han sido una parte vital para la sociedad en india por casi dos mil años. Los cristianos contribuyen a la sociedad de la India de varias formas importantes, por ejemplo, tienen más de treinta mil instituciones educativas y cerca de unas cien mil personas son atendidas en los hospitales están bajo el cuidado de la Iglesia Católica, instituciones altamente valoradas por la sociedad india.

Entonces, ¿por qué van en aumento los incidentes de violencia y odio contra los cristianos? Una de las razones es que, en los años recientes, la ideología nacionalista hinduita ha crecido fuertemente. Sus fanáticos quieren eliminar las religiones no-hindúes de la nación entera.

Mientras los musulmanes son estigmatizados como ‘terroristas,’ los cristianos están siendo presentados como una amenaza aún mayor puesto que se cree que están “tratando de convertir al cristianismo a creyentes hindús”. “Están usando acusaciones falsas para instigar al odio, nadie en su partido está desautorizando estas acusaciones confusas”, dijo el obispo Teodoro Mascarenhas, Secretario General de la Conferencia Católica de Obispos en la India, quien ha mostrado gran preocupación acerca del creciente ambiente de sospecha y odio contra las minorías religiosas.

La información del gobierno confirma estos acontecimientos. De acuerdo a la Oficina Nacional de Registros Criminales, en 2016 se registraron 447 casos relacionados a ofensas promoviendo hostilidad entre diferentes grupos basados en religión, raza y lugar de nacimiento. Cifra que aumento a más del 18% desde del año anterior. Otra investigación ha producido resultados similares. El Reporte Sobre Restricciones Religiosas del 2017 del Pew Research Center, pone a la India entre los países con las más restricciones más severas en cuanto a libertad religiosa.

En años recientes, ha habido un impulso político por leyes contra de la conversión a otra religión, haciendo casi imposible la conversión a otra devoción que no sea el hinduismo. La primera de estas leyes data del año 1961, al día hoy existen nueve estados indios que han adoptado los llamados ‘actos de libertad religiosa.’ Algunos casos se requieren que la persona que quiere convertirse y su ‘patrocinador’ no solo informen a las autoridades, sino que también busquen su permiso.

Un pastor o un sacerdote tienen que pedir permiso al gobierno antes de bautizar a una persona que se quiere convertir. También hay ciertos riesgos involucrados en hacer oficialmente nuevos creyentes; pastores y sacerdotes han tenido que enfrentar investigaciones criminales por supuestas ‘conversiones a la fuerza’, después de realizar bautizos que han sido reportados a las autoridades. Por ello, los líderes de las iglesias, así como los nuevos creyentes fácilmente se convierten en objetos de violencia callejera y otras formas de acoso.

Tehmina Arora, abogada especializada en derechos humanos y consultora legal de ADF International, está familiarizada con la mayoría de estos incidentes. Ella supervisa los casos como, por ejemplo, el caso del pequeño Rubén y su familia. “Nadie debe ser perseguido a causa de su fe” dice la abogada. “La constitución de India protege el derecho a la libertad religiosa. Todos son libres de practicar su religión, pero no podemos darlo por hecho nunca más, hoy en día tenemos que luchar por este derecho. En muchos estados se está socavando esta libertad de creencia mediante la creación de leyes anti-conversión.’

A pesar de la enorme presión, la abogada Arora cree que no todo está perdido, junto a su equipo y en unión a otras organizaciones de la India, ha ganado más de 200 casos a favor de sacerdotes, monjas, pastores y laicos acusados falsamente. Por ejemplo, en mayo de 2018, una corte otorgó una compensación a las familias cristianas que habían sufrido violencia antirreligiosa durante los disturbios Kandhamal de 2008 en Odisha. Tomó 10 largos años, pero la justicia finalmente ha sido otorgada a aquellos que perdieron a sus seres queridos.

¿Te unirías a nosotros para promover y proteger las libertades fundamentales?

ADF International reafirma la noción fundamental que los derechos humanos están basados en la dignidad inherente de toda persona. Todos tenemos el derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión. De acuerdo con el Artículo 18 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, el pequeño Rubén, sus padres y la comunidad de creyentes deben tener la libertad de manifestar su fe cristiana en la enseñanza, práctica, alabanza y observancia.’

Si deseas que Rubén también tenga este derecho en el futuro, únete a nosotros en la promoción y protección de tus libertades fundamentales.

¡Por favor apoya a nuestra organización!

[meteor_api name='Ruben_Eng' source_id='0004']

arrow-circle-up Top

Faith-based legal advocacy organization that protects fundamental freedoms and promotes the inherent dignity of all people.